Los Baciares

Ejemplos de conducta

 

Cuando llegué a Tübingen me llamó mucho la atención el mensaje de este cartel, que aparece en casi todos los semáforos de la ciudad: “Bei Rot stehen. Kindern Vorbild sein”. Que podría traducirse más o menos como: “No cruzar en rojo. Sé un ejemplo para los niños”.

Es impresionante la cantidad de mensajes sobre cultura cívica que hay, no sólo en Tübingen, sino por toda Alemania. Está claro que aún nos queda bastante por mejorar.

Anuncios
Deja un comentario »

Programa “Tandem”

La semana pasada quedé por primera vez con mi Tandem, y la verdad es que estuvo muy bien. Un Tandem es una persona que quiere aprender el idioma que tú hablas, a cambio de enseñarte el que habla él. En mi caso, mi Tandem es una chica alemana que quiere aprender, bueno, más bien quiere practicar el español. Así que nos reunimos una o dos veces por semana y hablamos, o bien una parte del tiempo en alemán y la otra en español, o fijamos un día de un idioma y otro día de otro.

Es una iniciativa muy interesante, pues aunque parezca que no, se mejora mucho la expresión y la capacidad de comunicación. A mí me está sirviendo para que se me vaya quitando poco a poco ese miedo absurdo y ese sentido del ridículo que tengo a la hora de hablar en un idioma que no es el mío. Lo cual me limita bastante a la hora de progresar.

Así que si alguno de vosotros está en la tarea (a veces tediosa) de aprender un idioma, le recomiendo encarecidamente que se busque un Tandem para ir practicando. No os arrepentiréis 🙂

Deja un comentario »

Un mes en Tübingen

Bueno, ya era hora de empezar a darle un poco más de vida a ésto. Así que aprovechando que ya me he liberado un poco del tema “papeleos” y que hoy se cumple un mes y un día de mi llegada a Tübingen, he decidido que ya era hora de re-empezar a escribir.

La verdad es que ha sido un mes intenso, lleno de todo tipo de momentos, pero ya poco a poco parece que voy encontrando mi sitio 🙂 En la residencia ya estoy mejor, no ha cambiado nada, sigue siendo igual de sucia y destartalada, pero bueno, ya me voy resignando. Además, solicité el cambio para diciembre o como mucho febrero, y creo que la sensación o la esperanza de que me lo concedan me hace pensar que ya me queda aquí poco tiempo y me hace llevarlo mejor. Así que como no me cambien…. id preparando un paquete de antidpresivos… jajaja.

En cuanto a las clases, muy bien. El horario que tengo está bastante bien, pues los viernes no tengo clase 😀 Y sólo tengo una asignatura cada día, de 3 horas como mucho, así que… no me puedo quejar, jeje. La única pega, pero no pequeña, es que no me entero de nada, jajaja. Y éso a veces me hace estresarme y desesperarme un poco. Sobre todo, porque la mayoría de gente que ha venido de erasmus aquí, tiene como mínimo un B2 de alemán. Y los que no lo tienen, es porque tienen las clases en inglés, y tampoco les preocupa tanto. Pero claro, yo no tengo ni una sola clase en inglés… Así que bueno, veremos a ver al final cómo se da. Al menos los profesores parecen agradables, y además, cuelgan las presentaciones que hacen en clase y algunos apuntes en internet.

En cuanto a la gente que voy conociendo, también muy bien. Lo “malo” (según cómo se mire) es que ésto está lleno de españoles, jajaja, y es inevitable juntarse un grupo más o menos grande y terminar hablando en español. Pero bueno, poco a poco voy conociendo a más “guiris” y hago el intento de hablar o bien en alemán, o bien en inglés. Casi siempre terminamos hablando en inglés, porque el nivel de alemán todavía no permite a muchos mantener una conversación en condiciones, jeje. Pero bueno, éso es algo que empezaré a solucionar ya mismo. De hecho, el lunes empiezo un curso de alemán, así que a ver qué tal se da.

En cuanto a curiosidades o cosas que me han llamado la atención de la ciudad, bueno, del pueblo, jeje son:

Horario de los autobuses: está preestablecido. Osea, tú sabes en todo momento a qué hora van a pasar y por dónde los diferentes autobuses. Y además, son súper puntuales, todavía no he visto a ninguno retrasarse más de 2 minutos. Lo cual es súper práctico para no tener que estar esperando en la parada pasando frío. Por otra parte, no tienes que picar el billete cada vez que subes, simplemente has de llevarlo encima por si pasa el revisor, y puedes subir y bajar por cualquier parte del autobús, lo cual hace que no se formen las colas quilométricas que se forman en España, y hace que todo sea más rápido.

Se fomenta mucho el que la gente viaje en grupos de hasta 5 personas, pues hay numerosos tikets de grupo, que te permiten viajar a un precio muy asequible. Por ejemplo, hay un billete de tren que cuesta 29€ y que permite viajar hasta 5 personas por todo Baden-Wurtemberg (el Land al que pertenece Tübingen) durante todo un día. Además, para los estudiantes, existe un bono de 6 meses, el Semesterticket, que cuesta menos de 60 € y tienes viajes ilimitados en los autobuses dentro de Tübingen, así como en muchos pueblos de alrededor.

El tema de la comida tampoco está mal. Hay un comedor universitario, La Mensa, en la que se puede comer, merendar y cenar  cada día por 2,70 € el menú. La verdad es que la comida no es muy allá, pero bueno, hay barra libre de sopa, jiji (que cada día es distinta) y también tienen menú vegetariano. Y si no te gusta lo que hay ese día, tienes pizza y otros platos a elegir, aunque ya no son menú.

La tarjeta de estudiante te sirve no sólo para sacar los libros de la biblioteca, sino también para pagar la entrada a la mensa, las fotocopias y las lavadoras de la residencia. Es verdaderamente útil.

Todo el mundo va en bici. La ciudad está llena de zonas habilitadas para ellos.

Reciclaje. Tienen un afán por reciclar casi enfermizo… Ya no sólo separan el papel y cartón del plástico, lo orgánico y el vidrio, sino que el vidrio también lo separan en blanco, verde y marrón :s Y no sólo hay contenedores de reciclaje, sino que todas las papeleras también lo son.

En los semáforos, hay un cartelito con el dibujo de un hombre con un niño, en el que puede leerse: “Bei Rot stehen. Kindern Vorbild sein”. Que viene a traducirse como: “No cruzar en rojo. Los niños pueden verte”.

Y bueno, ahora lo voy a dejar aquí, que si no, se me va a hacer muy largo, jeje. Ya os iré contando más a menudo 😉 Os dejo aquí un enlace con algunas fotos que he ido haciendo:

 

Erasmus Tübingen
3 comentarios »