Los Baciares

Padres y maestros

en 5 marzo, 2009

Yo comparto totalmente la idea de que la educación de un niño no puede depender sólo y exclusivamente del colegio y de lo que allí se le enseñe, sino que el factor de la enseñanza del colegio ha de ser un complemento más a la educación que cada uno de los padres ha de darle a sus hijos. Pero igual que es cierto que los maestros no tienen que ejercer de padres y ocuparse de educar a los niños, tampoco los padres están en la obligación de hacer de maestros de sus hijos y enseñarles cosas relacionadas con materias lectivas que deberían aprender en el colegio.

Ahora se ha puesto muy de moda en el colectivo de los maestros (no digo que todos, pero sí la gran mayoría) explicar una cosa en clase y cargar a los niños con “deberes” para casa, y lo peor, es que muchas veces no son ejercicios sobre lo que se ha explicado ese día, sino de lo que se va a explicar al día siguiente. Por lo tanto, nos encontramos con que unas criaturas de 9 años llegan cada día a su casa con una cantidad de ejercicios que ni yo en mi cuarto año de carrera, lo que les supone pasar la tarde entera (y parte de la noche) “pringados” con ellos; y encima, son acerca de cosas que aún no han dado, así que no contentos los maestros con pringar a los niños, encima pringan también a los padres, que son los que se tienen que encargar de explicarle las cosas a su hijo para que pueda llevar los deberes hechos a la mañana siguiente, sin que le caiga una bronca monumental.

Para empezar, el hecho de que mis hermanas, con 9 años, se pasen TODA la tarde haciendo deberes e incluso, que muchos días se tengan que levantar a las 7 de la mañana para terminarlos porque no les dió tiempo el día anterior, me parece una auténtica barbaridad. ¡Por favor! ¡Que yo con 9 años no pisaba mi casa desde las 4 de la tarde hasta la hora de cenar! Que si el Judo, el inglés, la guitarra, las sevillanas, la hípica, el piano… y encima, terminaba a tiempo mis deberes; y ahora, mi hermana me pregunta agobiada que si va a tenis una hora a la semana ¿le dará tiempo a hacer los deberes? E incluso han llegado a decirme que si se vienen a Granada un fin de semana conmigo, ¿qué hacen con los deberes? ¡Venga hombre! Si están así con 9 años, ¿qué será de ellas cuando pisen la Universidad?

Y la otra cosa que no puedo entender es que sean los padres los que se tengan que encargar de explicarles las cosas a sus hijos. A mí, de toda la vida, se me explicaba una cosa en clase y después me mandaban un par de ejrcicios para que los hiciera en casa, por si me surgían dudas, aclararlas al día siguiente, donde además, se me preguntaba la lección que habíamos dado el día anterior, ¡pero nunca se me preguntaba sobre cosas que no habíamos dado! Y ya no sólo eso, sino que muchas veces los padres, no sólo tienen que hacer de maestros con sus hijos, sino que se tienen que gastar dinero en clases particulares para el niño porque en clase no entiende las cosas…. Pero dónde vamos a ir a parar…

Por favor, vamos a dejar a los niños ser niños, que ya tendrán tiempo el día de mañana de esclavizarse con sus obligaciones. Así que, que los niños sean niños; los padres, que sean padres, y los maestros que sean maestros; y que cada uno se ocupe de sus funciones y obligaciones como tal de la mejor forma que le sea posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: