Los Baciares

Distintas formas de ver la docencia

en 18 junio, 2008

Desde que estoy en la universidad, no he dejado de encontrarme con ciertos profesores que se muestran totalmente orgullosos de ser los “ogros” de la carrera, parece que eso les sube la moral y hace que se vayan a su casa sintiéndose más “machotes” y luego puedan presumir de ello con el resto de sus compañeros.

Esto viene porque me sorprende la actitud tan positiva que presentan muchos docentes ante el hecho de que sus clases estén vacías porque los alumnos “temen” cogerse una asignatura impartida por ellos, o porque a final de curso tan sólo aprueba el 30% de los alumnos, y con un simple aprobado, por supuesto, no vaya a ser que si pongo un notable o un sobresaliente, muestre mi debilidad. Y por otra parte están los que no les queda más remedio que hacer la asistencia obligatoria para que vaya a clase aunque sea el 50% de los matriculados, porque claro, la culpa de la no asistencia a clase no es del método de docencia aplicado por el profesor, ni tampoco por su forma de dar las clases…. sino que se trata de que los alumnos son unos vagos (aunque la mayoría de ellos asistan con asiduidad a las clases del resto de las asignaturas y tengan un buen expediente).

Sinceramente, si yo fuera un profesor al que en su asignatura aprueban menos de la mitad de mis alumnos, los pocos que aprueban lo hacen por los pelos y encima, tuviera que verme en la obligación de controlar y exigir la asistencia a clase mediante amenazas de suspensos… me plantearía seriamente el dedicarme a otra cosa, pues lo consideraría como un fracaso total en mi profesión como docente.

Yo me pregunto: ¿Para un profesor no sería mucho más reconfortante que de 100 alumnos aprobaran 95? Porque si nos fijamos en el resto de profesiones, no creo que sea mejor arquitecto aquel que de 6 edificios se le caen 4, que aquel al que no se le cae ninguno; ni es mejor médico el que deja más pacientes sin curar; ni mejor Juez el que dicta más sentencias negativas…

¿De verdad piensan que haciendo la asistencia obligatoria la gente aprenderá más? Yo creo que no, y de hecho, opino todo lo contrario. Un alumno que de verdad está interesado en la materia y realmente quiere aprender y cree que para ello no le basta con leer un libro, a ese alumno no hará falta obligarlo a ir a clase. Lo que yo me cuestionaría si fuera profesor (y lo que me gustaría que hicieran los míos) sería lo siguiente:

  • A mi clase no asisten ni la mitad de los matriculados. ¿Asisten más alumnos a las clases de la misma asignatura impartida por otro profesor?, si esto es así ¿influirá en ello mi forma de hacer las cosas?
  • En el examen final sólo ha aprobado el 40% de la clase (y algunos, por “piedad”). ¿Verdaderamente es problema de los alumnos? ¿No habrá influido “en alguna medida” mi forma de explicar las cosas? ¿Se ajustaba lo exigido en el examen a los contenidos dados en las clases?.

Sinceramente pienso que la enseñanza es algo muy vocacional y para lo cual uno tiene que presentar ciertas cualidades y servir para ello, y sobre todo, tener ganas de hacer su trabajo y de hacerlo bien. Y por desgracia, creo que cada vez hay menos gente dispuesta a eso. Es una pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: